Tienes que sentir la música, entrevista con Leonardo El Flaco Jiménez

Leonardo “El Flaco” Jiménez. Foto: Gary Miller.

 

 

El Flaco Jiménez se pasa las horas en su pequeño taller de música en su casa de San Antonio, Texas. Allá por la Carretera 16 Sur, como me indica; y agrega: “Aquí cercas no vive nadie”.

“¿Aún haces presentaciones?”, le pregunto y responde: “Ya tengo 84 años y a mi edad ya casi no las hago, pero la maña de la música no se me quita. A veces me ocupan para hacer una presentación nada más y tocar unas piezas. Últimamente, me he presentado con los Tex Maniacs, y con ellos grabaré pronto”.

Le hablo por teléfono desde Chicago porque le quiero enviar mi libro, Our Barrios Our Lives, en el cual le dedico un tributo a este artista longevo que lleva seis décadas tocando música norteña por el mundo.

 No cabe duda, El Flaco Jiménez es una leyenda viva. Surgió a la popularidad en la década de 1960 cuando Dough Sahm, del grupo Sir Douglas Quintet, lo invitó a ser parte de una gira por Estados Unidos.

Tiempo después, Ry Cooder, músico multifacético, invitó al Flaco de tour por Europa. Peter Rowan, un exponente de la música bluegrass, también lo invitó de gira para incluir el sonido del acordeón a su repertorio.

El Flaco como virtuoso del acordeón ha visitado Inglaterra, Australia, Japón, Holanda, Suiza, Bélgica, España, entre otros.

“¿Como te trataron en Europa, Flaco?” Le pregunto a El Rey de Texas, como se le conoce. Aunque yo diría que el Rey del Acordeón le queda mejor:

“Les causaba mucha admiración que yo tocara un acordeón con la música country o con rock ’n roll”. me responde por teléfono. “La gente era muy buena onda y pronto se empezó a popularizar el acordeón con otros géneros de música”.  

Leonardo “El Flaco” Jiménez nació el 11 de marzo de 1939 en San Antonio, Texas. Desciende de una familia de músicos. Tanto su padre Santiago Jiménez como su abuelo Patricio Jiménez le dieron vida, junto a muchos otros artistas, a la música de conjunto. Su hermano Santiago Jiménez Jr. también toca el acordeón y tiene su propio conjunto; por otra parte, su hijo David toca la batería. 

El Flaco comenzó a tocar el acordeón profesionalmente a los 15 años con su conjunto Los Caporales.

A la fecha, El Flaco ha ganado cinco premios Grammy de la industria de la música y un premio Grammy por sus logros artísticos de toda una vida tocando música Tex-Mex.

Su papá Santiago, quien incursionó en la música en la década de 1930, compuso la canción “Ay te dejo en San Antonio”, que El Flaco convirtió en un gran éxito. Tiempo después, El Flaco compuso el hit “Un mojado sin licencia”.

“Pero la canción que me gusta mucho”, le comento al Flaco, “Es ‘Indita mía’, una canción en la cual El Flaco prolonga las notas del acordeón a niveles prodigiosos”.

“Esa canción ya tiene muchos años que la grabé” me dice, pero le reitero que ahí casi hace hablar al acordeón.

Ya una vez dado a conocer en todo el país, incluyendo una aparición en el show de televisión “Saturday Night Live”, no hubo músico del rock ’n roll y de la música country que no quisiera grabar con El Flaco y su acordeón.

El Flaco, apodo que también llevo su padre Santiago, ha grabado canciones con más de cien artistas de diferentes géneros musicales.      

Con los Rolling Stones grabó “Sweethearts Together”, la cual está en el álbum Voodo Lounge.

Con Carlos Santana, este singular talento norteño, grabó “Havana Moon” en 1983.

 Con Bob Dylan grabó un cover de la canción “Across The Borderline”.

Uno de los premios Grammy que El Flaco obtuvo fue por la canción “The Streets of Bakersfield”, la cual grabó con Dwight Yoakam y Buck Owens. La canción alcanzó el puesto No. 1 de la cartelera Billboard Country Music en 1988.

Jiménez también grabó cuatro álbumes con el grupo The Texas Tornados, junto con el fallecido Freddy Fender, cuyo gran éxito fue “Hey Baby, qué pasó” en 1990.

Le pregunto que, si de verdad su papá le enseñó a tocar el acordeón puesto que desde los 7 años de edad el pequeño observaba a su padre dar clases en su hogar, en San Antonio.

“Yo soy autodidacta”, me cuenta: “Yo aprendí a tocar solo”.

“Lo que pasó es que al ver a mi papá dar sus clases y ya cuando los estudiantes se iban de nuestra casa, yo me enseñé solo nomás de verlo”, precisa El Flaco: “Así que mi padre me dijo un día ‘no te puedo enseñar porque ya sabes lo que estoy enseñando’”.

“Pero Flaco, a este tipo de música antes se le llamaba música de cantina, ¿recuerdas?”, le pregunto:

“Bueno, en aquellos años se escuchaba la música instrumental. Eran polkas y redovas, tipo ‘old school’ que le dicen, ¿verdad?” Me contesta: “Entonces no se cantaba, sólo eran polkas, redovas, chotices. Mi papá Santiago Jiménez comenzó a grabar en Discos Decca en 1936 y como te digo en ese tiempo no se usaba la cantada. Fue hasta la mitad de los años de 1940 cuando se comenzó a grabar la cantada, lo que es el dueto. En ese tiempo ya había duetos famosos como Los Alegres de Terán”. 

El Flaco cuenta que fueron figuras como su padre y otros que siguieron a las bandas de inmigrantes alemanes y polacos en el sur de Texas para luego adoptar una variación de la polka y convertirla en un nuevo género norteño, el cual devino en música de conjunto.

Lo que crearon estos y otros pioneros fue una música rápida y melódica para que los México-tejanos se lanzaran a las pistas de baile y olvidar el trabajo y la opresión bajo el ardiente sol de los campos de Texas.

Cabe recordar que también otros artistas han invitado al Flaco a grabar con ellos a lo largo de su carrera e incluyen a Willie Nelson, John Hiatt, Emmy Lou Harris, Los Lobos, Joaquín Sabina, Lila Downs, Saúl Hernández y Jaguares, los Fabulosos Cadillacs.

El Flaco se queda un momento pensando y agrega:

“Ya no me acuerdo de las canciones, pero ahí se las dejo grabadas. Lo que pasa es que cada pieza que grabo con otros artistas lo veo como un día de trabajo más y no hay tiempo para llegar a conocer bien a los artistas. Como cuando grabé con los Rolling Stones fue nomás un día de trabajo, y tuvimos cierto tiempo para charlar. Cada grabación termina siendo una aventura.”

Esta leyenda texana del acordeón ha grabado 120 álbumes y 1,500 canciones en discos sencillos, a lo largo y ancho de su carrera.

El álbum del Flaco Jiménez Partners de 1992 —donde toca con figuras como Stephen Stills, Linda Ronstadt, Emmy Lou Harris y Dwight Yoakum— fue seleccionado en el 2021 para ser preservado para siempre en el Registro Nacional de Grabaciones en Washington, D.C.

En cuanto al acordeón: “no se trata nada más de tocarlo, sino de sentirlo”, concluye Leonardo “El Flaco” Jiménez: “Y es una cosa muy bonita: comunicarse mentalmente con el acordeón”.