Michoacán, el narcotráfico, las comunas de autodefensa y la inmigración (Parte II)

Michoacán, el narcotráfico, las comunas de autodefensa y la inmigración (Parte II)

Hace unos días El BeiSMan recogió las opiniones de algunos inmigrantes michoacanos que viven en Chicago sobre la situación en Michoacán. Con el paso de los días el conflicto ha ido adquiriendo diferentes matices. La información y la desinformación fluye en grandes cantidades en las redes sociales. Aparecieron dos videos casi simultáneamente; en uno, el Dr. Mireles le pedía a las autodefensas que se desarmaran; en otro les decía que no. La manipulación mediática es inminente y la mano del Estado es imposible ocultarla. Tanto el dinero del narcotráfico como de los poderes fácticos ha encumbrado y desbancado a políticos, mientras la sociedad civil pone la sangre de un bando y del otro. Los inmigrantes mexicanos al norte del río Bravo, no pueden quedarse callados ante la violencia que desangra al terruño.

 ♦ ♦ ♦

Las autodefensas más allá de Michoacán

México se encuentra en una crisis económica y política crónica que se ha gestado poco a poco, pero de manera gradual y continua. Las malas administraciones, la corrupción, el saqueo y falta de gobernabilidad están orillando a una descomposición cada vez más profunda que está dañando sus fibras más sensibles.

En estos días hemos escuchado mucho sobre los grupos de autodefensa que están operando en Michoacán, aunque estos grupos de civiles se levantaron en armas hace más de un año para protegerse de los Caballeros Templarios (por ejemplo, el pueblo de Cherán el 15 de abril cumple tres años de autogobierno). Pero lo que no habíamos visto es el tipo de enfrentamientos donde la sociedad civil armada se une montando un frente para evitar la entrada del ejército mexicano a sus poblaciones. Las fotografías recientes de la población de Chinicuila evidencian un sentir que se vive en gran parte del país, ese hartazgo y ese estar hasta la madre de todo el andamiaje gubernamental corrupto, prepotente y vendido con el que contamos desde hace tantos años... son imágenes hermosas.

¿Cómo puede el Gobierno Federal tratar de poner un alto a los grupos de autodefensa si él ha dejado a la población desamparada?, y no solo desamparada sino que las mismas autoridades se han visto coludidas en muchos casos con el crimen organizado. El país se desmorona, el pueblo se organiza porque las instancias oficiales no ofrecen ninguna garantía a los derechos humanos más básicos como lo es a la vida, a la integridad personal (física, psíquica y moral) y a la libertad personal. La autodefensa ciudadana es un último recurso al que han orillado a una población cansada de vivir en un México tan violento y lastimado.

Mi respeto para estos mexicanos que han decidido poner un alto a tantas extorciones, secuestros y ritmo de vida tan violento, han decidido de una manera colectiva y organizada tomar el poder y las riendas de la seguridad en sus poblaciones. Sabiendo que hay mucho en riesgo... la propia vida, pero haciendo frente colectivo está más cabrón que los hagan retroceder.

Defienden su tierra, su comunidad y su familia. Valiente y admirable todo el apoyo a la autodefensa y ni un paso atrás.

 ♦

Alma Domínguez. Artista plástica, miembro del colectivo Pintoras Mexicanas. Reside en Chicago.

♦ ♦ ♦

  

Bajo el hostigamiento de los carteles

Michoacán es y ha sido uno de los estados de la republica Mexicana que, por años, ha expulsado parte de su población hacia el norte. La falta de oportunidades escolares y laborales, entre los que se encuentra la falta de recursos económicos de las comunidades campesinas para cultivar sus tierras, ha sido las principales causas de la emigración. Por lo tanto en muchos municipios michoacanos la población que predomina es de mujeres, niños y adultos de la tercera edad. Los demás se aventuran al norte en busca un trabajo que les dé suficiente para vivir y enviar la remesa mensual a su familia que se quedó en el pueblo.

La falta de oportunidades no es el único reto que ha afrontado parte de la población michoacana. En decenas de municipios de Tierra Caliente, los habitantes han sufrido el hostigamiento de los llamados “cárteles” o bandas que los han extorsionado, cobrado cuotas a los comerciantes y trabajadores, han secuestrado jovencitas que terminan violadas y, muchas veces asesinadas. Durante años, los familiares no podían hacer mucho porque sus denuncias eran ignoradas por las autoridades municipales, estatales y federales.

Hace aproximadamente un año en el municipio de Tepalcatepec apareció el primero de los que se llamaron “Grupos de autodefensa” para combatir y liberarse de los “malos” Caballeros Templarios. Estos grupos fueron formados por habitantes del mismo pueblo de Tepalcatepec; se armaron y organizaron lo que llamaron “policía comunitaria” para resguardar la población y con el paso de los meses empezaron a resguarda otros municipios que pedían su ayuda.

Y días atrás más de doce municipios ya habían formado sus grupos de autodefensa y policía comunitarias, pero las autoridades no tardaron en amenazarlos: “La ley no permitirá que grupos armados tomen la justicia por su propia mano”.  

Como michoacano y mexicano sé que hay un artículo en la Constitución que otorga el derecho de defenderse cuando uno se ve amenazado y las autoridades no responden. Eso es precisamente lo que han hecho estos valientes civiles, que cansados de tanta vejación y falta de justicia decidieron hacerlo ellos mismos. Me indigna que el gobierno federal haya dado luz verde al ejército para desarmar a estos ciudadanos y dejarlos desamparados. Pero es preciso que el gobierno abra los ojos e imparta justicia, porque este problema pinta mal y puede salirse de las manos.

 ♦

Víctor M. Cortés. Escritor. Autor de La Marcha, Chicago 206 y El sabor del desdén.

 ♦ ♦ ♦

 

El Estado fallido

En el Estado de Michoacán han surgido grupos de autodefensa como resultado de la ingobernabilidad, la corrupción y el narcotráfico. Cuando el narco logró penetrar en la política y en la sociedad, Michoacán se convirtió en un narco-Estado. Michoacán históricamente tiene una tradición larga de migración interna en el país y hacia el exterior. La mayor parte de la economía era producto del trabajo rural y al no ver suficientes ganancias, muchos michoacanos tuvieron que emigrar a Estados Unidos; sin embargo, la migración se detuvo con la llegada de la recesión mundial que también afectó a Estados Unidos.

Por su parte, los carteles siguieron creciendo y expandiéndose por todo México, y las pugnas por el territorio se incrementaron. Los espacios rurales cambiaron y la droga y los carteles fueron apoderándose de la economía local. De esta manera grupos como la Familia Michoacano entró en disputa con los Zetas sobre el territorio michoacano.

El gobierno de Michoacán es un estado fallido ya que no protege a sus ciudadanos; por tanto, las autodefensas se han vuelto necesarias para proteger al pueblo. La región de Tierra Caliente ha visto crecer en grandes número a las autodefensas porque las peticiones de protección a sus familias, negocios y vidas ha sido nula por parte del gobierno. Y a las autodefensas no les ha quedado otra opción más que proteger a los suyos ante la escalada de la violencia, la corrupción y la extorsión que han sufrido todos estos años a manos de los narcotraficantes. La gente no cree en los federales, ni en el ejército, ni en su gobierno. Bien saben que han sido infiltrados por el crimen organizado. Ante el silencio, la corrupción y la violencia, han emergido los grupos de autodefensa y han tomado las armas para proteger a su pueblo.

 ♦

Marcela Espinoza. Miembro del grupo Dream30. Vive en Chicago.

♦ ♦ ♦

0 Comments