Guerrero: En momentos terribles necesitamos la voz de la poesía

Guerrero: En momentos terribles necesitamos la voz de la poesía

Ésta es una transcripción de las palabras de Sandra Fuentes-Berain, cónsul de México en Nueva York, ante la interpelación que le hiciera a la mencionada aprovechando su presencia en la inauguración de la 8va Feria del Libro Hispano Latina de Nueva York. Como es algo oralmente dicho, espero sean indulgentes con las inconsistencias propias de la formulación de asuntos en lenguaje hablado. Traté de ser lo más fiel posible a la grabación y estuve menos atenta a una escritura en la que se limpiaran los problemas de estructura gramatical.

En el evento señalado se rindió un homenaje a la escritora Carmen Bullosa el viernes 10 de octubre en la Renaissance Charter School, en Jackson Heights, Queens. Bullosarecibió varios reconocimientos por parte de los dos gobiernos, tanto de Estados Unidos como de México, razón que explicaba la presencia de la cónsul en la feria. La interpelación la realicé aprovechando el espacio que se abrió para preguntarle a la escritora sobre su obra.

Me pareció urgente y oportuno preguntarle si estaba enterada de las manifestaciones de algunos activistas frente al consulado de México en Nueva York que tuvieron lugar el pasado martes 7 de octubre por la situación de los estudiantes desaparecidos y muertos, a manos de la policía, en el estado de Guerrero, México, el 27 de septiembre. Fui la única persona que intervino pidiéndole su parecer a la cónsul. Cada quien juzgará e interpretará las palabras aquí transcritas.

 ♦

YECID: Buenas noches. Soy colombiano y estudio en México. He hecho mi maestría (allí) y actualmente hago mi doctorado y le debo mucho a México. Y justamente es lo que me hace que ahora les esté interpelando a usted señora Carmen y a usted señora cónsul. Bueno, quizás dos preguntas… Voy a ver si puedo concretarlas de la mejor forma.

¿Qué relación tendría un trabajo literario con la realidad de un continente tan políticamente convulsionado, un continente donde la institucionalidad del poder también forma parte de esta empresa de persecución y destrucción de vidas humanas, como es el caso de lo acontecido en el estado de Guerrero? No quiero ser aguafiestas, pero pienso en lo que hemos visto estas semanas sobre el asunto. Personalmente me siento muy interpelado y desorientadísimo porque no sé qué pasa. Sin embargo, los muertos están, están los estudiantes de la Normal.

Y mi pregunta finalmente para ti, como escritora, es la siguiente: ¿cómo se escribe, cómo poder hacer un arte que se relacione con esa realidad?, ¿cómo sería esa relación? ¿o si de repente el arte está ajeno a esa realidad? ¿Cómo tú ves esa relación entre la literatura de un autor mexicano o de un autor latinoamericano y de pueblos políticamente convulsionados como los nuestros? Yo soy colombiano y he vivido también la guerra en Colombia. Y también una interpelación a la señora cónsul sobre esta situación, pues, he visto que hay muchas protestas en todo el mundo en solidaridad por la situación, y supe que el martes algunos activistas se presentaron en las puertas del consulado o de la embajada, aquí en Nueva York, para manifestarse frente a esa situación y quería saber si usted estaba enterada de esto.

(Interrupción al iniciar la respuesta por parte de Carmen Bullosa, pues, se detuvo la grabadora hasta que la volví a activar. Fue poco lo que se perdió.)

CARMEN BULLOSA: .....en medio de una violencia o en medio de una guerra, o en medio de masacres y terror. Yo pienso que es cuando la literatura es más necesaria. Es más necesario para darle sentido a lo que es el ser humano. Es imprescindible. Se puede decir que es una labor necesaria. No, esa no es la palabra, sino, “más correcta moralmente” porque obliga o subraya la obligación del escritor. Y es la obligación de la defensa de la fantasía. Y la obligación de la defensa de un oficio donde parece que cada uno de nosotros somos irreemplazables, no somos desechables.

Sobre todo en esta época en que vivimos, una época en que la violencia gobierna. No solamente en los países convulsionados, con esa palabra que usted ha mencionado, sino también los países que pasan por momentos más cómodos. Los valores humanistas se han diluido, se diluyen. El humanismo no está de moda, no es lo que piensa la gente. El humanismo es algo que tenemos que defender y la defensa es ésta: cada ser humano es irreemplazable. El valor más grande es el valor de un ser humano. Y ésta es la voz, la voz oculta, la voz secreta, la voz silenciosa que hay atrás de cada texto literario auténtico.

Es ahora, más que nunca, en estos momentos terribles por los que pasa México. Y por lo que pasa, en una historia que es colectiva, que no es mexicana, quiero que quede bien claro lo siguiente: no es un problema de México, es un problema internacional. Y ese problema que lo padeció Colombia, en este momento lo padece México, lo padece ya Rosario (Argentina), lo padecerá el Caribe, porque eso pide el mercado de los productos prohibidos, pide el ¿¿¿???? (no es clara la grabación) de las instituciones, y después ya no le funcionan. Necesita la eficacia, irse a otro lugar. Bueno, en estos momentos terribles lo que necesitamos es la voz de la poesía, la voz de la música, la voz del muralista, es lo único que nos da sentido.

CONSUL: Muy brevemente porque creo que Carmen ha hecho una explicación mucho más poética de la que yo puedo hacer sobre estos terribles acontecimientos que por supuesto han recibido la condena unánime en el interior del país y también en el extranjero.

Estamos viviendo violencia en determinados lugares que carecen de instituciones fuertes, de instituciones formadas, y que son el producto de la victoria y de la suerte que hemos tenido en poder desarmar algunos de los carteles de la droga. En la medida en que esto ha sido eficiente de quitarlo de algún lugar, pues es como una cabeza de siete hidras: en el momento en que tú cortas una siguen saliendo muchas por la enorme ganancia que hay en el tráfico de las drogas (supongo que quiso decir, una hidra de siete cabezas).

Yo tengo que ser un poco más diplomática que Carmen, pero, compartimos una frontera de 3000 kilómetros con el principal mercado para las drogas. Compartimos una frontera con el principal proveedor de armas para los carteles y para las organizaciones criminales en México.

Entonces, es un problema que no es un problema nuestro. Nosotros no tenemos consumo de drogas en México, el problema no es de nosotros. Pero a través de nuestra ventana, a través de nuestra puerta, quieren todos los productores venderle al principal mercado. No hay justificación alguna para lo que sucedió en Guerrero. Estamos tremendamente avergonzados, estamos muy tristes. Se ha ofrecido esclarecer el incidente y encarcelar a los culpables.

Efectivamente el martes hubo una manifestación muy nutrida en frente del consulado. No es la primera. Se manifiestan mucho y por muchas cosas, pero creo que en esta ocasión había una razón muy fuerte para manifestarse y era una manifestación absolutamente necesaria.

 

Momentos más tarde me acerqué de forma personal para comentar la situación y ella me señaló brevísimamente:

—Es que el problema es que ustedes producen la droga y aquí (se refiere a Estados Unidos) la consumen.

 

♦ 

Yecid Calderón. 

♦ ♦ ♦

0 Comments