La literatura de los Osos Mentirosos

No había nadie. El apartamento de Valentina estaba vacío. Y sucio. Lleno de los restos de la noche anterior, como vasos de plástico rojo, botellas, latas de cervezas, un cenicero con puntas de cigarros de marihuana.

ADO (Antonio Díaz Oliva) Letras USA

Perdido

al tiempo de la inocencia y las risas cuando el amor no tenía nombre, no se definía y todo era pulsión

Erika Almenara Letras USA

Clima perfecto

Crecí sin saber que había diferencia entre 33 y 43, porque para mí todo suena a horno genérico. Pero hoy aprendí que sí hay diferencia, por supuesto que la hay. Y es que a 33 todavía es posible respirar.

Gina Rodríguez Letras USA

La de los dólares

Yo voy a ser la de los dólares. Yo voy a ser la que va a vivir del otro lado legalmente. Yo voy a ser la que va a ir y venir a su mero gusto. Porque soy la única que tiene aspiraciones en esta familia, yo voy a ser la que tenga todo.

Sylvia Aguilar Zéleny Letras USA

Los pájaros 

Apenas la ciudad tan extraña, tan ajena allá afuera. Por la ventana veo caer la nieve, y los pájaros, pájaros muertos, desgarrados, pedazos de pájaro cayendo con la nieve sobre la ciudad ajena.

Margarita Saona Letras USA

Dos poemas de Román Luján

squeaky clean sácale brillo a tu obediencia scrub scrub arráncate la lengua morenito

Román Luján Letras USA

Limonaria

Ahora, a mis veintidós años, Madre veía en mí un vientre vacío. Desde que despaché a Osvaldo ella redobló sus esfuerzos por encontrarme marido. Tengo dos hijas que colocar, decía. Que con Luisa, feíta, pobre, tenía mucho que hacer.

Estela González Letras USA