‘Las ilusas’ de Juana Goergen

‘Las ilusas’ de Juana Goergen

 

Las ilusas de Juana Iris Goergen
Ediciones vocesueltas, Contratiempo NFP, Chicago, 2008, ISBN 978--0-09800042-1-2

 

En su poemario Las ilusas, Juana Goergen plasma temas relacionados con la mujer en diferentes épocas y circunstancias de la vida. Este poemario es parte de la colección Desarraigos (2008), publicado por Editorial Contratiempo en 2008. En varios de los poemas, Juana Goergen muestra sentimientos de desilusión, tristeza, soledad, de un gran amor maternal y personal.

Las ilusas logra transmitir al lector cierta melancolía. Los poemas son una constante historia de la vida de la mujer en diferentes circunstancias y épocas que les ha tocado vivir. En la introducción, la poeta nos muestra a una mujer que desea volver al principio de la vida, tal vez dentro del vientre de su madre, donde pudo sentir paz y tranquilidad o quizás al momento donde sintió felicidad.

 

Caer
como quien duerme en el vientre del mundo.
Caer al centro de donde todo 
fluye.

 

En el segundo verso ella se pregunta en qué instante llegará una luz a sus sueños que cubra su ser de mujer. Quisiera despertar y ver que hay algo especial que la llene de alegría. Dentro de los sueños, la voz poética da vida a un ser que crece dentro de ella poco a poco y el cual será símbolo de amor y claridad para el mundo. El espíritu de la maternidad de una mujer fértil, se siente en estas frases de Juana que de manera sutil las coloca mencionando la maravilla de nacer como la naturaleza que nos rodea.

 

Nunca se sabe que llovizna lenta
empapará de noche nuestros sueños
qué locura disfrazada nos aguarda

en el dormir de las mujeres
que amasamos con sangre los huesos
y ensayamos el recorrido de la palabra escrita
como si del vientre fuera a brotar un árbol
para que el amor permanezca amor
y la tierra no sea un globo sin luz desde lo alto.

 

El poder tener un fruto de su amado embarga de felicidad al corazón de esta ilusa que crea en su mente un amor puro e incondicional. Dicho amor la llegará a rescatar del lugar vacío en el que vive y en el cual espera, espera por él, por su Pablo amado más de veinte años. Sin embargo, sufre una desilusión al pasar el tiempo y darse cuenta de que su amado no llegará y que el fruto anhelado de su vientre jamás será una realidad. Su vida se cubre de silencio y la tristeza domina su corazón roto, sólo queda dolor y desilusión en su vida por lo que fue un hermoso sueño.

 

Y tú misma de ti misma ensimismada
pariendo el mundo en madrugadas solas
y a otro Pablo
y a otros humos
esperando
esperando que en este amor de 
cordura
alguna luz acaso te dé sus resplandores o la callada
respuesta del deseo
ausente de su espalda.


Lo demás es silencio. 
Silencio a más de veinte años

con la ilusión de haber
amado tanto.

 

Quisiera mencionar que Juana Goergen desde su niñez escribió versos y rimas con un vocabulario de palabras sencillas. Como lo dice en una entrevista a Juan Carlos Hernández, la escritora menciona que su mamá fue la persona que sembró en ella el interés y el amor a la escritura, principalmente a los versos y a las rimas que escuchaba. Su mamá tenía la facilidad de convertir una canción en poesía o en un verso. Los declamaba junto a Juana y ella podía sentir la emoción y energía que su mamá le transmitía a través de cada palabra. A sus escasos diez años la poeta escribió y declamó en la escuela su primer poema, un texto corto y con rimas sencillas. En ese poema Juana describió lo que para ella significaba el escribir. Fue muy emocionante recitar enfrente de sus maestros y sus compañeros de clase y más emocionante aún ganar el primer lugar en el concurso de su escuela. Este primer concurso llenó de alegría y de memorias positivas la vida de Juana Goergen y la motivó a seguir escribiendo. A continuación muestro “Cómo nace un poema” con el cual ganó el primer lugar la escritora.

 

Era embrión, latía en  mi ser
entre rimas, envuelto dolía al nacer
lo acunaron mis olas, en su viajar intenso mi ser 
en un murmullo le contó sus secretos y al salirse 
de mí, al nacer este verso
ya no me pertenece... tú eres su dueño.

 

En este sencillo poema se puede apreciar el talento y el arte en las letras que la poeta desarrolló desde muy temprana edad y hoy en día aunque ya no escribe rimas recuerda este significativo poema en su corazón por siempre. Este poema creo que está hecho con un sentimiento limpio y de cariño que nacía de ella y lo hace exterior para expresar que sus poemas son para darlos a conocer a los demás. Pienso que este poema tiene un sentimiento maternal puesto que habla del comienzo de su poesía como el principio del ser humano siendo apenas un embrión en el vientre de la madre. Compara el trayecto de una vida acunada en unos brazos cálidos como las olas y lo alimenta con sus misterios, para que al final le dé luz propia y lo entregue a un nuevo dueño. Tal vez esa no sería la interpretación correcta de este poema por parte de la autora ya que lo escribió a sus diez años de edad, es sólo mi interpretación personal, ya que lo comparo con otro poema que hace referencia al sentimiento maternal que la autora menciona en ellos. Como lo expresó al principio de su poema las ilusas ,“Caer como quien duerme en el vientre del mundo. Caer al centro de donde todo fluye”.

Otros sentimientos que expresa Juana en sus poemas en la publicación de sus composiciones en Desarraigos son el sentimiento del amor al esposo y la gran desilusión que le causó a su corazón al darse cuenta sobre las intenciones que él tenía hacia sus hijas que ambos habían procreado. En el poema “La mujer de Lot, Única Salida”, tiene versos que marcan una profunda tristeza y desilusión. La poeta se inspira en el pasaje bíblico del Antiguo testamento. Lot fue sobrino de Abrahan y Sarai y viajaron juntos a Egipto y a Canaan reunieron muchos bienes en el transcurso de su viajes; llegó un punto que decidieron separarse y Lot junto a su familia se fueron a Jordán cerca de Sodoma. Cuenta la parábola que todo aquel que salía de Egipto y mirara hacia atrás se convertiría en estatua de sal, tristemente este fue el caso de la esposa de Lot (bíblico). Pero hubo una razón muy grande por la cual la mujer de Lot decidió voltear a ver hacia atrás y dejar que se convirtiera en estatua de sal, ella sabía que al hacer esto esa sería su suerte. El dolor que llevaba en su corazón era grande, como eran las intenciones que Lot tenía en mente por sus hijas, ya que eran perversas y degradantes puesto que él las veía como mujeres y no como sus propias hijas.

 

Mirando hacia adelante, ves a Lot
       
tu marido
Ia espalda recta, la cabeza enhiesta
       los ojos,
la mirada de contenida lujuria
¿qué enfoca?
¿acaso a las hijas que nunca pudiste proteger?

 

La esposa de Lot decide terminar con su vida por el inmenso sentimiento de desilusión y traición que Lot le provocaba al verlo interesado en sus hijas. Ella sabía que el pueblo de Sodoma era una tierra llena de depravaciones y lujurias y por lo tanto Lot no repararía en llevar a cabo sus intenciones de pecado. Así que para no presenciar la traición de su esposo ella decide terminar con su vida y voltear la vista hacia atrás y dejar que su cuerpo y su alma se convirtieran en una estatua de sal. Los sentimientos de odio y desamor que sintió la esposa de Lot en contra de él fueron devastadoras.

El siguiente poema se llama “Medea-Paternitas” y habla del desamor que siente una madre por su hijo provocado por la falta de amor y atención de su esposo, tal vez una terrible depresión posparto lleva a la protagonista del poema a rechazar al ser que nació de su vientre. La espera de su hijo fue muy grande durante mucho tiempo y sentimientos de inmensa dicha y esperanza se albergaron nueve meses en su cuerpo. Por fin llegó el día de recibir el fruto de su amor con alegría. Sin embargo al sentirlo ya en sus brazos otros sentimientos llenaron su ser de madre y no fueron de protección o amor maternal hacia él, sino fueron de tristeza y rechazo. Tal vez lo provocó el desamor del padre o la poca intención de quedarse junto a ella, su bebé no los unió más bien los separó. 

 

Pensar los años,
el siempre a punto de última vez,
su vellocino echado a la espalda como un hijo,
la columna crujiendo como los terremotos.
“Mala madre”, te dijo, “mala madre”

y derrotada te dejaste vencer.

 

La frustración que la madre sentía por el desamor de su esposo la llevó a sentir indiferencia hacia su hijo, sentimientos de odio y venganza en contra de él provocaron que ella se alejara de su recién nacido. Tal vez lo dio en adopción o peor aún, su depresión la obligaría a deshacerse de su hijo. En su alma perturbada por el dolor pensaría que de esa manera acabaría con el vínculo de unión con su esposo; o tal vez de esa manera vengaría su rechazo hacia ella.

 

Sin esfuerzo 
lanzas a tus hijos,
en perfecto equilibrio con tu oído,
a los espacios
de esa secreta latitud que habitas. 

 

Sin duda alguna Juana Goergen mediante estos poemas que incluyeron en el poemario Las ilusas nos deja sentir esos sentimientos de tristeza, melancolía y de amor maternal que cualquier mujer ha podido experimentar en cualquier momento de su vida. Sentimientos que han sido naturales, únicos y verdaderos en las mujeres del pasado y del presente de cualquier clase social.

 

Recursos:

Dicen https://dicenquedicen.org/featured-writer/juana-iris-goergen/

Poesía. https://poesiaenabril.org/

Perspectivas Latinas (entrevista) https://www.youtube.com/watch?v=jgrhTnX1JJw Accessed 9-28-20

Bíblico. https://biblico.net/la-biblia/personajes-de-la-biblia/lot-biblia/ Accessed 9-30-20

 

0 Comments