La resaca del mundial

La resaca del mundial

No cabe duda que el Mundial fue un evento importante para las multitudes y a sus dirigentes les produjo mucho dinero. A las estrellas del futbol las comercializan en cientos de millones de dólares, lo que significa negociaciones no siempre trasparentes y donde reinan intereses obscuros.

Un ejemplo significativo fue el Mundial Brasil 2014 donde los equipos latinoamericanos más reconocidos por su trayectoria futbolística fueron: el equipo de casa, Brasil, con cinco campeonatos mundiales y Argentina con dos. Sin embargo en Brasil sorprendieron los equipos de Costa Rica, que llegó a los cuartos de final, México, a los octavos de final y Colombia a los cuartos de final. Los tres equipos jugaron de igual a igual contra los favoritos de América Latina, África, Asia y Europa; sin embargo no fue una coincidencia que los tres equipos no pudieran avanzar a las semifinales y finales porque sin lugar a dudas los árbitros fueron los que decidieron los partidos.

A México le pitaron un penal que no existía; a Colombia le invalidaron un gol legítimo y a punta de marcar faltas imaginarias lo paralizaron en el campo de juego después de haber llegado invicto a los cuartos de final. Costa Rica, quien participó por primera vez en un mundial, nos dio la gran sorpresa de llegar a cuartos de final pero también le impidieron avanzar a semifinales.

Alemania —gracias a la honestidad del árbitro y a su contundencia— logró humillar a Brasil con un marcador histórico de 7 a 1. En la final contra Argentina, éste último logró contener la contundencia de Alemania, pero en el último minuto del segundo tiempo complementario Alemania logró marcar un gol. A pesar que durante todo el partido el narrador argentino, en su modestia, no paraba de decir que Argentina dominaba y jugaba perfectamente.

En las entrevistas que les hicieron a los jugadores argentinos y a los dirigentes, todos sin excepción, explicaron la pérdida contra Alemania pero, con la humildad que los caracteriza, no la aceptaron.

Humberto Uribe. Escritor y periodista colombiano. Reside en Chicago.

♦ ♦ ♦

 

0 Comments