Después de su lanzamiento, llueve tormenta de críticas a la novela ‘American Dirt’

Después de su lanzamiento, llueve tormenta de críticas a la novela ‘American Dirt’

 

 

La publicación de la novela American Dirt de Jeanine Cummins, en enero de este año, ha desatado una ola de críticas entre los mexicanos y mexicanoamericanos de Estados Unidos que dicen que la novela no es una muestra fiel del fenómeno migratorio y que crea estereotipos del porqué los inmigrantes abandonan sus paises de origen.

La novela, publicada por Flatiron Books, trata sobre el personaje Lydia Quixano Pérez, una mujer de la clase media que maneja una tienda de libros en la ciudad costeña de Acapulco, Guerrero, México.

Ella esta casada con Sebastián, periodista, y ambos tienen a un hijo de 8 años llamada Luca.

Cierto día un hombre bien vestido, Xavier, entra a la librería y compra varios ejemplares. Aparentemente ambos platican de su interés por las letras. Pronto inician un romance.

Así un día Sebastián, el esposo, escribe una nota periodística sobre la verdadera identidad y trabajo de Xavier y lo publica. El cliente resulta ser el jefe de un nuevo cartel que está tomando posesión de la “plaza” de Acapulco.

Al salir el reportaje, el capo de capos se molesta al punto que ordena que maten a toda la familia. Más adelante en la trama, Lydia y Luca escapan de la ciudad y como, aparentemente, el capo tiene vigilados los aeropuertos y estaciones centrales de camiones pasajeros, la mujer y su hijo se ven forzados a viajar por la ruta de La Bestia, en la que viajan los inmigrantes centroamericanos.

Según los relatos de los muchos artículos sobre este libro, la pareja viaja con otras jóvenes que van rumbo al Norte para intentar pisar el suelo estadounidense y entrar ilegalmente a Estados Unidos.

El libro, salió a la venta el 21 de enero. En un principio fue muy bien recibido, inclusive la autora ya tiene una oferta para llevarlo a la pantalla grande. Sin embargo, con el paso de los días, escritores y periodistas hispanos y chicanos empezaron a criticar la perspectiva de American Dirt.

Oprah Winfrey, la ex diva de los talk shows, incluyó American Dirt en su Oprah’s Book Club y lanzó comentarios en Twitter muy positivos sobre la autora Cummins y subrayó que le tomó cinco años para investigar y escribir.

“Me despertó y siento que todos los que lean este libro realmente se verán inmersos en la experiencia de lo que significa ser un migrante huyendo por la libertad”, dijo Oprah Winfrey.

En un comentario en la solapa de la novela un autor la calificó como “Las Uvas de la Ira para nuestros tiempos”, se refería a la obra de John Steinbeck.

Pero aparte del giro mediático de la editorial y algunas reseñas positivas, los miembros de la comunidad latina del país, mayormente mexicoamericanos, empezaron a criticar las fallas de la novela.

Varios escritores chicanos y latinos han acusado a Cummings, una escritora blanca, de propagar estereotipos de los inmigrantes latinos, darle al público la visión más vulgar de la violencia, de apropiarse de la cultura latina y posiblemente plagiar a otros autores latinos. Ella dijo que tuvo que leer todo lo que ella pudo sobre los inmigrantes incluyendo los libros de Luis Alberto Urrea.

Una usuaria de Twitter, Julissa Arce Raya, le contestó a Oprah en las redes sociales con estas palabras: “Americandirt es ahora una selección de @oprahsbookclub. Como inmigrante mexicana, indocumentada, puedo decir con autoridad que este libro es una representación dañina, estereotipada y perjudicial de nuestras experiencias. Por favor escúchanos cuando te digamos, este libro no es” (lo que dicen).

Myriam Gurba, escritora californiana, escribió la primera reseña sobre American Dirt entre los latinos. Calificó la novela como un fraude total.

“Dirt es un Frankenstein de libro, un torpe y distorsionado espectáculo y mientras algunos críticos blancos han comparado a Cummins con (John) Steinbeck yo pienso que una comparación más fiel es con Vanilla Ice”, escribió Gurba en su reseña que apareció en el sitio web Tropics of Meta.

El 29 de enero más de cien periodistas y escritores latinos y otros no latinos enviaron una carta a Oprah Winfrey suplicándole que retirara la selección de American Dirt de su club de lectura, recordándole que no era muy tarde para hacerlo, pero hasta hoy no lo ha hecho.

“En las opiniones informadas de muchos escritores inmigrantes mexicanos y latinos, American Dirt no se ha imaginado bien ni con responsabilidad ni se ha investigado de manera efectiva. Se cree ampliamente que el libro es explotador, simplista en exceso y mal informado, con demasiada frecuencia errando del lado de la fetichización del trauma y la sensacionalización de la migración y de la vida y la cultura mexicana. Además, ahora hay acusaciones de uso intensivo del trabajo de otros escritores latinos” enfatizaron quienes firmaron la carta.

Al final de cuentas, el mismo 29 de enero la editorial Flatiron Books anunció que cancelaba la gira nacional que Cummings había emprendido para promover el libro en el país. Una de las razones dijo ser por amenazas, pero ya para entonces varias presentaciones de Cummings habían sido canceladas por los anfitriones, como una que se canceló en Pasadena y otra de Left Bank Books en el área de St. Louis, Missouri. En el valle de Texas una bibliotecaria anunció que no promocionaría esta novela a pesar que sí estaría en los anaqueles de la biblioteca. Ella alegó que el libro exageraba la violencia en la frontera.

Flatiron Books también pidió disculpas porque en el evento en donde se lanzó y anunció el libro hubo una instalación de alambre de púas, símbolo que también aparece en la portada del libro. Bob Miller, de Flatiron Books, dijo que fue de mal gusto. También se disculpó por haber anunciado que el esposo de Cummings había sido un indocumentado. Resultó que omitió informar que el esposo de Cummings era irlandés.

Otros hispanos e hispanas apuntaron que los inmigrantes de México, por lo general, no son de clase media como el personaje de Lydia Quixano Pérez.

La periodista Esmeralda Bermúdez, de Los Angeles Times, escribió: “En mis 17 años de periodismo y de entrevistar a miles de inmigrantes, nunca he encontrado a alguien como el personaje de American Dirt”.

En torno a la trama de la novela, Bermúdez indicó que más bien parece una telenovela barata de las muchas que hay y que solo se crean para entretener a la audiencia y no para explorar un tema serio.

Además, y quizás este sea el punto más importante, algunos críticos hispanos mencionaron que la novela no indaga en la política antiinmigrante de Estados Unidos ni menciona, por ejemplo, el problema del consumo de las drogas en este país.

 

0 Comments