Eterna luna de miel

Armando Villegas y Luiza Franco en Eterna luna de miel. Foto: cortesía

por Antonio E. Del Toro

 

La obra ha comenzado su segunda temporada en UpStage Chicago. Está puesta en escena es una obra original con guión y dirección de Armando Villegas, lo acompaña la actriz Luiza Franco. La comedia en sus mejores momentos podría ser tachada de ser más sketch que obra de teatro, empleando el humor escatológico para conseguir algunas risas. Sin embargo, la gracia de Eterna luna de miel termina ahí. Los problemas de primer mundo de la pareja, Alma y Gerónimo, son tan mundanos como aburridos. La presentación es anti-climática, no existe un conflicto fijo, ni mucho menos algún tipo de filosofía o introspección sobre la condición humana. Sólo existen incomodidades peregrinas y clichés que han sido choteados a morir por lo peor de Hollywood. El orden de los eventos que transcurren a lo largo de la puesta en escena es irrelevante, ya que ninguno de ellos ata cabos.

Lo que mata la obra es una simplificación extrema no tanto de los pleitos de pareja o los retos de la vida diaria, sino la manera en que se presenta la mujer. Alma es un personaje planísimo que existe con el fin de complementar los comentarios de Gerónimo que rozan en lo misógino en varias ocasiones. Hay una escasez absoluta de reflexión interna para ella, ya que nunca se defiende ante su agresor ni crece como persona. Alma es el compendio de una serie de estereotipos femeninos bastante fechados que no concuerdan con la mujer actual. Peor aún es el estancamiento emocional de Gerónimo en su manera de ser, el modo en que trata a Alma y la forma tan déspota con la que generaliza no sólo a su esposa, pero también a todas las mujeres, es agotador y sexista. Es evidente que el rol de Gerónimo es el de un patán, pero él tampoco crece como personaje, flaquea moralmente y no da indicios de redención o reconocimiento a sus trasgresiones. Por lo tanto, la obra carece de clímax y catarsis dejando al espectador con una puesta en escena sin dos de los componentes claves de la narrativa.

Las bajas de la obra no destruyen sus aspectos actorales, existe una excelente dinámica entre Armando Villegas y Luiza Franco. Ambos se mueven dentro de su rol con agilidad y juntos logran conseguir algunas reacciones del público. El manejo de sonido y luces está bien adaptado y en ningún momento es ostentoso. El problema principal de Eterna luna de miel yace en una dramaturgia pobre. Ambos actores laboraron arduamente para lograr poner la obra en el escenario, pero a pesar de sus esfuerzos es imposible hacer milagros con ese libreto. La gran tragedia teatral es que Armando Villegas y Luiza Franco desperdiciaron sus dotes actorales con este libreto.

La obra vale la pena para aquellos que disfrutan del humor callejero que exige poco del público o para aquellos que les interesa el teatro, pero no quieren inmiscuirse en algo complejo que los rete. Eterna luna de miel continuará su temporada hasta el tres de febrero, con funciones viernes y sábado a las 8:00 PM y los domingos a las 6:00 PM. UpStage Chicago se encuentra ubicado en 2600 W. 35th St., 3rd Floor, Chicago, IL 60632. Los boletos están disponibles en https://m.bpt.me/event/3920117.

Antonio E. del Toro nació en Guadalajara. Trabaja como intérprete y traductor en Chicago. Gracias a un interés en tecnología y literatura, ha encontrado el teatro y su complejo proceso de producción. Otros intereses incluyen cine y técnica mixta.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *