Poemas de Alma Cervantes

Pintura de Lino Lago

Verdad vertiginosa 

—¿Quieres la verdad?
Me voy a enamorar de ti,
Te dije.
Y tú no supiste la hecatombe
que se te avecinaba.
No tendrás paz
en la oscuridad,
porque no apagaré
las luces,
seré esa voz que empuñará
el bolígrafo
y te lo lanzaré a los ojos
para que veas,
me veas…

 

 

Ave palpitante

Me gustaba ponerte dentro de mí,
Parecías un pájaro aleteando
palpitando, asfixiándote.

Entre mis manos, entre mis piernas,
cerca de mi boca, ahogándote
en mi saliva, en mi poesía.

Ave rígida que quiere volar,
tan bullicioso sobre mí,
niño investigando dentro,
creciéndome dentro,
olor antiguo mío.

Me gustaba ensalivarte y guardarte
un rato en mi corazón aburrido
y después tirarte como quien tira
una goma de mascar ya sin sabor.

 

 

Agonía

A veces el sexo de los
hombres es un racimo
de uvas dulces,
me endulza
para no ser piedra
que rueda
golpeando todo,
para seguir amando
la palabra y la gestión
de la carne…

A veces la luna es una
agonía en mayúsculas
que no sana,
una burla,
el ano dilatado
de un dios luminiscente
cagándose sobre mí,
ensuciándolo todo
con su resplandor
que duele.

A veces llorar ya no
es una buena alternativa.

A veces la palabra
no mata,
machaca la herida,
enceguece,
crea acuerdos difíciles
de realizar,
se levanta la poesía
en un altillo,
pájaro que escupe
conciencias,
serpiente que muerde
la teta cerca al corazón,
pero no mata,
nos crea una soga en el cuello
pero nadie se anima
a patear la silla
para quedar pendiendo,
como badajo de campana
en domingo,
se vuelve inútil la palabra
entonces…

A veces, solo a veces
hay que simular
que uno no existe,
acercarse a la tierra
tumbarse en ella,
hacerse el muerto,
y esperar nacer
nuevamente.

Alma Cervantes. Escritora, promotora y provocadora textual… Ha participado en diversas actividades culturales y tiene un par de libros inéditos.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *