La rapsodia ochentera de Queen

Bohemian Rhapsody de Bryan Singer

Rapsodia Bohemia es precisamente eso, una composición sin mucha estructura que expresa un gran rango de sentimientos, sobre todo para los que crecimos con la música de Queen. El director tuvo dos grandes aciertos. El primero fue abrir y cerrar la película en el día del concierto Live Aid, el 13 de Julio de 1985. Se me enchinó la piel, pues yo recuerdo bien ese día. Mi hermana y yo nos despertamos más temprano que de costumbre para poder ver a decenas de estrellas del rock unidas en un esfuerzo de recaudación de fondos para combatir el hambre en África, y me mantuve ahí, esperando a que Phil Collins volara del estadio de Wembley en Londres, al de JFK en Filadelfia y ser el único artista en tocar en los dos estadios. Pasé no menos de 14 horas pegada al televisor.

El segundo fue el casting de cada uno de los miembros de la banda, empezando por el petite Rami Malek en el papel de Freddie Mercury. Malek, en una actuación que seguramente le valdrá una nominación al Golden Globe, se transforma en Mercury y es justo en el plano secuencia de la caminata hacia el escenario de Live Aid, mostrándolo de espaldas, donde vemos la reencarnación total del adorado y malogrado artista. El parecido de los otros tres actores, Gwylim Lee como Brian May, el baby face Ben Hardy como Roger Taylor, y Joseph Maziello como John Deacon, es impresionante. Aplaudo al genio que se le ocurrió ofrecerle a Mike Myers el papel de Ray Foster, el productor que les dijo que Bohemian Rhapsody no iba a pegar. El que entendió, entendió y el que no, no.

Lo único que aprendí de la película fue que, si no hubiera pegado la banda, Taylor sería dentista y May astrofísico. Estos muchachitos tenían un Plan B por si la tocada no funcionaba… y funcionó gracias a Freddie Mercury. Fuera de eso, la historia es bastante conocida y el guión no contiene muchas desviaciones, aunque el orden cronológico de sus éxitos no es completamente correcto. La verdad es que no me importó, pues me la pasé bailando en mi asiento de principio a fin sin importarme lo que pensara la rígida señora sentada a mi izquierda, y tampoco me importa que la voz de Malek (mezclada con la de Marc Martel para alcanzar el rango vocal de Mercury) no sea igualita a la de Mercury (para eso hay miles de videos de él en YouTube).

Queen fue una banda bien avenida hasta que Freddie se dejó llevar por su estilo de vida y fue precisamente eso lo que lo llevó a la muerte durante la crisis del SIDA de la década de 1980. Los otros tres, hombres de familia, nunca le hicieron segunda saliendo del concierto, pero lo que sí es cierto es que para Freddie su banda era su familia, y como toda familia disfuncional, acabó peleándose con ella. No fue sino hasta que le llegó el rumor de Live Aid, que el hijo pródigo regresó para dar el performance de su vida. Freddie Mercury murió seis años después y la banda se desbandó (valga la redundancia). John Deacon se retiró y jamás ha vuelto a tocar en público. Brian May y Roger Taylor continúan tocando los éxitos que los llevaron a la fama, pero sin Mercury, nada ha sido igual.

Una película palomera que los ochenteros de corazón disfrutarán al máximo (mi hermana reportó llanto incontenible), pero también para todas las generaciones siguientes que han crecido escuchando We Are The Champions y We Will Rock You en los estadios sin tener idea de quien las parió (y mucho menos cómo). Yo me quedo con Killer Queen…dynamite in a laser beam… aunque muchas veces, como le espeta Ray Foster a Mercury después de escuchar Bohemian Rhapsody, ¡no entiendo que carajos está tratando de decir!

Queen

Carolina Herrera.Su primera novela, #Mujer que piensa (El BeiSMan PrESs, 2016), recibió primer lugar en la categoría Mejor Primer Libro-Novela del International Latino Book Award. Es parte de Ni Bárbaras, ni Malinches: antología de escritoras latinoamericanas en Estados Unidos (Ars Comunis Editorial, 2017). Su historia forma parte del volumen IV de la serie Today’s Inspired Latina, Life Stories of Success in the Face of Adversity (2018). Es miembro del consejo editorial de El BeiSMan y contribuye a la revista con regularidad. Oradora TEDx. Vive en Naperville, Illinois.

2 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *