Elektra en el Lyric Opera de Chicago

Lyric Opera of Chicago presenta una de las obras más distintivas del canon operístico, Elektra. A principios del siglo XX, Hugo von Hofmannsthal escribió el libretto y Richard Strauss escribió la partitura musical en Dresde. La violencia y la brutalidad musical es contundente, la cual marcha en harmonía con la poesía lírica a lo largo de la trama. La ópera dura aproximadamente 100 minutos ininterrumpidos, compuesta por cuatro escenas mayores cada una incluye su respectiva conclusión climática. Elektra está inspirada en la mitología griega, particularmente en la tragedia Electra de Sófocles, pero la adaptación operística sigue los estilos expresionista y modernista.

La trama toma lugar en el palacio de Agamemnon donde Elektra (Nina Stemme) deambula sufriendo la muerte trágica de su padre mientras trama su venganza contra los malhechores que usurpan la corona, Klytämnestra (Michaela Martens) y Aegisth (Robert Brubaker). Elektra vive los retos y las miserias de la condición humana, analizando los horrores y castigos que rigen su existencia a manos de una familia disfuncional. La joven anti-heroína atesora el hacha que mató a su padre, en su delirio confabula un complot con sus hermanos Chrysothemis (Elza Van Den Heever) y Orest (Iain Paterson) para vengar al rey. Elektra exhibe homicidios, destierros, pecaminosidad y venganza dentro de una aristocracia venida a menos.

El trabajo actoral es excepcional, altamente catártico y transciende a una elegancia inolvidable dentro de un ámbito en tinieblas con sombras peligrosas en cada esquina. Hay belleza dentro de los aspectos más mórbidos de la existencia. La victoria de Elektra surge en su dualidad dramática y musical, es prudente destacar dos participes de alto renombre: El director de orquesta, Donald Runnicles y la actriz Nina Stemme debutan en Lyric Opera of Chicago con esta presentación engrandeciendo sus ya impresionantes trayectorias. Runnicles fue nominado al Grammy por su labor Janáček’s Jenůfa en 2015 y se ha especializado en la obra de Richard Wagner y Richard Strauss. El papel protagónico de Elektra lo interpreta la actriz Nina Stemme, galardonada con el premio Birgit Nilsson. La actriz Stemme, ha sido considerada un tesoro nacional su tierra natal, Suecia.

La escenografía consiste de la fachada del palacio de Agamemnon, un lugar gris, lleno de escombros, un sitio donde las sombras son personajes y accesorios estéticos, elementos excelentes para contrastar la sangre que inunda el escenario. El manejo de luces es impecable. La obra es un maratón de canto que mantiene un nivel pasional constante de principio a fin. Los efectos especiales aunque son limitados logran promulgar los impactos sensoriales que aterran y deslumbran al público. Esta puesta en escena es formidable y la recomiendo, es toda una experiencia. Los vestuarios, la orquesta, la coreografía todo es mesurado y presentado de una manara nítida y sofisticada.

Elektra concluirá su temporada el 22 de febrero, 2019. Para mayor información visite www.lyricopera.org.

Antonio E. del Toro nació en Guadalajara. Trabaja como intérprete y traductor en Chicago. Gracias a un interés en tecnología y literatura, ha encontrado el teatro y su complejo proceso de producción. Otros intereses incluyen cine y técnica mixta.

 

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *