Ceviche en Pittsburgh

Ceviche en Pittsburgh

Repertorio Latino Theater Company tiene un nuevo hogar en el 3622 S. Morgan St. Chicago. El teatro abrirá oficialmente sus puertas con la presentación de Las criadas de Jean Genet, dirigida por José Burgos el 10 de noviembre de 2018. Este nuevo espacio cultural en el corazón de Bridgeport es acogedor y decorado con estilo. Gracias a su ubicación es muy accesible para los que se desplazan tanto en transporte público como para los que se mueven en automóvil.

El soft opening de este recinto teatral le correspondió a la obra Ceviche en Pittsburgh, del dramaturgo peruano José Castro Urioste. La obra está celebrando su vigésimo quinto aniversario de haber sido puesta por primera vez en escena. Esta interpretación chicaguense es presentada por el grupo de teatro El Tecolote, bajo la dirección de Roma Díaz. El trabajo escenográfico elaborado por Esperanza Gama es eficazmente logrado y se presta muy bien a los cambios de escena, encajando eficientemente con la iluminación y la música. Estas dos últimas siendo efectuadas de una manera mínima y sin causar distracciones en el espectador.

La obra no se propone rebasar el territorio del entretenimiento; se queda corta en transportar al público a la poesía o la reflexión filosófica. Existe una excelente dinámica entre Toño (Rafael Manzo), Lucía (Luiza Franco) y Carlos (Sergio Silva); todos saben sus desplazamientos y sus respectivos diálogos, pero hay unas fallas en la exposición y en el manejo del conflicto. Las interacciones entre los dos hermanos, Carlos y Toño, son sumamente cargadas. Hay una energía hostil demasiado elevada desde el inicio hasta el fin. Ambos, en vez de apelar a la actuación, apelan al grito. Estos altos decibelios continuos aturden al espectador y convierten más de la mitad de la obra en un tortuoso duelo de berridos.

Es agotador para los actores y frustrante para el público ya que entre tanta riña se pierde la magia de la obra, la cual está llena de nostalgia y desencantos desde el punto de vista del inmigrante. Hizo falta atenuar la interacción de los hermanos; sus energías tienen que haber subido gradualmente y no de chicotazo. Hubo una gran pérdida de oportunidades en la trama debido a esto. Quizá se hubiese resuelto con la incorporación gradual de agresividad pasiva y un poco más de sarcasmo entre los personajes.

Sin embargo, quiero resaltar que la interacción de los tres actores funciona porque logra sus objetivos teatrales: desaparea los gritos innecesarios y la tensión entra en crescendo. También hay varios momentos íntimos que enriquecen la puesta en escena, como son el breve monólogo de Toño y las escenas en el bar. Algo sumamente innovador de esta obra es que nos presenta la cosmovisión de dos inmigrantes profesionistas y citadinos, por fin alejándonos del estereotipo del inmigrante campestre con corazón de oro que ha plagado el discurso sobre la inmigración en Estados Unidos en los medios de comunicación.

Ceviche en Pittsburgh continuará su temporada los viernes 19 y 26 a las 8:00 PM; sábados 6, 13, 20 y 27 a las 8:00 PM y domingos 7, 14, 21 a las 6:00 PM de octubre. Los boletos cuestan una donación de $20.

 

Antonio E. del Toro nació en Guadalajara. Trabaja como intérprete y traductor en Chicago. Gracias a un interés en tecnología y literatura, ha encontrado el teatro y su complejo proceso de producción. Otros intereses incluyen cine y técnica mixta.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *