Casa propia en el Aguijón

Vanessa García (Marilis), Adilene Martinez (Yarisa), Stefanie Jara (Junior), Nydia Castillo (Fefa) y Alba Guerra (Fanny) en Casa Propia de Dolores Prida, dirigida por Sándor Menéndez para Aguijón Theater. Foto: Carlos García

Antes de iniciar, me parece prudente confesar una cosa: aborrezco los musicales. La canción no es una forma pragmática de narración, tiene la tendencia de ser empalagosa en el peor de los casos y en el mejor es poco práctica, ya que sacrifica poesía a cambio de melodía. Sin embargo, la siguiente puesta en escena me ha hecho dudar sobre mi postura.

El Aguijón Theater abre la temporada otoñal con su vigésima novena producción teatral Casa propia de la dramaturga cubana Dolores Prida. La obra como el título sugiere es sobre el susodicho “sueño americano”, el tener casa propia, que es la meta de muchos y el sueño guajiro de varios inmigrantes. Es un logro que siendo cumplido, puede generar una sensación de pertenecer a la sociedad estadounidense, ya no como “un otro” en la periferia de ésta sino como un miembro activo de ella.

La obra toma lugar en la ciudad de Nueva York, pero fácilmente se puede adaptar a cualquier metrópoli estadounidense. El escenario refleja este entorno citadino, es sencillo, pero elegantemente diseñado por Augusto Yanacopulos, siguiendo una de las grandes virtudes de Aguijón. Igualmente la iluminación y la música son ejecutadas fenomenalmente, cronometradas a la perfección.

La protagonista, Olga (Ana Santos-Sánchez), es formidable. Ella logra convertirse en un símbolo representativo no sólo del inmigrante, sino también como madre, esposa y mujer tratando de desenvolverse como un ser libre sin ningún tipo de guía o ayuda. Chocando contra los estereotipos femeninos y los retos que la vida cotidiana conlleva para una mujer que sólo quiere cumplir su sueño de vivir una vida digna. Su marido, Manolo (Raúl Durán), es un bonachón sumamente inmaduro que, a diferencia de Olga, se resiste a acoplarse a normas establecidas como la de ser un buen padre o marido. Manolo añora ser libre y su deseo de libertad lo lleva a la manipulación y al libertinaje, dejando en un cuarto plano el bienestar familiar. Pese a que es un bribón descarado en el sentido amplio de la palabra, no deja de ser simpático.

El trabajo actoral es excelente y se da una química integral que genera de la actuación una unidad. Cada actor pareciera moverse en un barrio caribeño de Manhattan y provoca que todo el auditorio se transporte a dicho vecindario, dónde conviven varias generaciones de inmigrantes, incluso una anciana de la península itálica. En este grupo generacional encontramos gente de la tercera edad sin el manejo claro del inglés, gente madura derramándose de nostalgia y jóvenes nacidos en Estados Unidos, pero que sufren de melancolía por una tierra que no conocieron; son seres doblemente condenados debido a un enraizamiento profundo en la tierra neoyorquina.

Los temas de Casa propia no se limitan únicamente a la inmigración, también abarca cuestiones filosóficas universales como son el miedo a la soledad, la dependencia, el abandono, el amor y la violencia, entre otros.

Antes que nada la obra es una comedia que traslada al espectador a la crítica social sin sermonearlo o imponerle alguna cosmovisión ajena. El aspecto musical y humorístico son encantadores y trabajaran los músculos abdominales de todo aquél que la vea. Este trabajo escénico está mesurado con precisión quirúrgica y atenuado cautelosamente; por el trabajo de dirección de Sándor Menéndez.

Sándor Menéndez con esta obra ha generando un salto cualitativo en el teatro en español en Chicago. No se pierdan por ningún motivo esta puesta en escena. ¡Los cautivará!

Stefanie Jara (Junior), Alba Guerra (Fanny), y Oswaldo Calderón (Narrator) en Casa Propia de Dolores Prida, dirigida por Sándor Menéndez para Aguijón Theater. Foto: Carlos García

Casa propia es parte del segundo Festival Internacional de Teatro Latino de Chicago, Destinos, y continuará su temporada los viernes y sábados a las 8:00 PM y los domingos a las 6:00 PM. Para más información visiten www.aguijontheater.org o llamen al (773) 637-5899.

 

Antonio E. del Toro nació en Guadalajara. Trabaja como intérprete y traductor en Chicago. Gracias a un interés en tecnología y literatura, ha encontrado el teatro y su complejo proceso de producción. Otros intereses incluyen cine y técnica mixta.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *