Palabras migrantes: testimonio del espíritu en tránsito

 

El 10 de noviembre se presentó el libro Palabras migrantes en LaLuz Gallery de Pilsen, en Chicago. El compilador, José Ángel Navejas, leyó las siguientes palabras a manera de presentación.

 

Palabras migrantes es un tomo que reúne los escritos de diez autores mexicanos y mexicanas que tienen ya varias décadas viviendo en Chicago. Por lo tanto, es una obra que refleja la experiencia particular de cada uno de los autores en esta ciudad. Ahora bien, si Palabras migrantes es una manera de narrar e imaginar nuestra vida en esta urbe, es también una manera de partir. Este tomo es testimonio de un rompimiento, una señal de madurez e independencia intelectual. En el pasado, algunos de los que formamos parte del fenómeno literario en español que se ha venido dando en Chicago durante las últimas décadas nos hemos engañado. Hemos pensado que nuestra obra podría adquirir valía sólo una vez que fuera legitimada por los sacerdotes literarios de nuestros países de origen, sin darnos cuenta de que la vida y la experiencia no necesitan validación alguna. No obstante, por mejor intencionadas que fueran, las opiniones de las figuras canónicas de nuestras letras no podían dejar de ser eso: opiniones emitidas desde centros culturales y ceremoniales distantes y ajenos a una realidad que sólo a nosotros nos atañe. Eso explica, hasta cierto, punto la sensación de extrañeza que uno siente al recorrer las páginas que se escriben en lugares remotos y que disertan sobre nuestra comunidad, la comunidad que estamos construyendo en este país y, más al caso, en esta ciudad. Al adolecer de experiencia concreta, las obras que se han escrito sobre nuestra comunidad tienden a ser de naturaleza abstracta, y son en ocasiones imágenes distorsionadas, esperpénticas de lo que somos. Lo cual no es ninguna sorpresa, ya que mucho se ha dicho y escrito sobre el inmigrante mexicano, pero sólo en raras ocasiones se le ha escuchado o leído.

Yo creo, quizá ingenuamente, que la publicación de obras como Palabras migrantes marca un cambio de paradigma en la manera que el inmigrante mexicano imagina su relación con las letras y entiende su sitio en el mundo, en esta complicada encrucijada en la que nos encontramos y desde la cual nos pronunciamos. Después de todo, escribir en español en Chicago es, de cierta forma, escribir desde los márgenes de la sociedad. No obstante, es una tarea que asumimos con la convicción de que acudimos y somos parte de una importante transformación sociocultural cuyos resultados todavía no podemos prever pero que podemos ya sentir. Y, así, Palabras migrantes se ofrece como testimonio del espíritu en tránsito. La pregunta ahora es, ¿hacia dónde?

Presione el enlace para leer un adelanto de la crónica de Julio Rangel publicada en Palabras migrantes: “Red Line Blues”.

José Ángel Navejas. Llegó a Chicago en 1993, donde ha vivido desde entonces. Su libro autobiográfico Illegal: Reflections of an Undocumented Immigrant (University of Illinois, 2014), aparecerá en traducción al español en 2019. En la actualidad es candidato a doctorado en literatura latinoamericana por la Universidad de Illinois en Chicago.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *