Por el cambio de nombre de la comunidad trans indocumentada

Ariann Manzanares Publicado 2015-09-03 04:22:21


 

La organización #VivesQ tuvo su tercera y última reunión veraniega el martes 1 de septiembre en el Museo Nacional de Arte Mexicano. Además de escuchar la conversación entre el eminente doctor y escritor Carlos T. Mock y Emmanuel García, la socióloga Ariann Manzanares leyó una propuesta para iniciar una campaña para empezar el cambio de nombre en la documentación oficial de la comunidad transexual y transgénero indocumentada de Chicago. El BeiSMan reproduce la petición de Manzanares y la organización FAMILIA: Trans Queer Liberation Movement Chicago Chapter.

 

 

Las personas en la comunidad transexual y transgénero sufrimos la discriminación por nuestra identidad de género desde que tenemos uso de razón. Muchas de nosotras fuimos echadas de nuestra casa y rechazadas por la sociedad. La mayoría de nosotras no terminó la escuela, no por falta de voluntad sino porque el sistema educativo nos expulsa por ser transexuales. Incluso quienes terminamos una carrera no podemos ejercer. Yo soy socióloga y nunca he podido ejercer porque mi identidad de género no concuerda con mi diploma. Pero no solo yo, la mayoría de nosotras no tenemos ni siquiera un documento en el que concuerde nuestro nombre con nuestra identidad; por tanto, tenemos que soportar que se refieran a nosotras y nosotros como “travestis”, “homosexuales”, “jotos”, “maricones”, etc. Bajo esta marginación, exclusión y discriminación tampoco tenemos acceso a la salud, a la vivienda y a ser incluidos en la sociedad.

Además, tanto en nuestros países de origen como en Estados Unidos vivimos una incidencia elevada de agresiones y asesinatos “por ser” quienes intentamos ser. Los asesinatos de mujeres transexuales y transgénero (conocidos como feminicidios), son tipificados como asesinatos “pasionales”, ajustes de cuentas, robos. Y los agresores y victimarios se justifican argumentando: “se lo merecía por joto”, “no era mujer”, “le pasó por puto”, ad infinitum.

Al no poder cambiar de nombre en los documentos oficiales se nos niega el derecho básico de identidad y eso nos impide conseguir un trabajo digno y tener aportes jubilatorios, firmar contratos, etcétera. En algunos casos cuando acudimos al consulado mexicano en Chicago a tramitar un documento se nos discrimina, se burlan de nosotras y nos rechazan evidenciando nuestros nombres de nacimiento. En muchos casos la policía nos detiene, nos encarcela por no tener una identificación apropiada.

Por otra parte, el trabajo sexual casi se ha vuelto una norma para la comunidad transexual y transgénero como única respuesta a la situación de marginalidad social y exclusión de empleo. Asimismo, los índices del VIH en la comunidad trans alcanzan el grado de pandemia pues superan ampliamente los de la población general. La esperanza de vida de la comunidad transexual y transgénero es más baja que la de la población promedio. Las muertes por suicidio, enfermedad, automedicaciones, tratamientos indebidos y violencia, superan los índices promedio. Se estima que el promedio de vida de una mujer transexual no llega a la mitad de la media general. De las compañeras afroamericanas, por ejemplo, es de 38 años. De ellas hay ciertas estadísticas, de las latinas apenas si existen. Tan solo desde enero del 2015 hasta la fecha van 20 transexuales asesinadas en Estados Unidos.

Ahora bien, existen organismos internacionales y heroínas que han llamado la atención de los gobiernos en el mundo sobre la problemática de la indocumentación de la comunidad trans latina. Me refiero, en particular al caso mexicano. Por ejemplo, en México se ha exigido la aplicación del Artículo Primero de la Constitución Mexicana que prohíbe la discriminación por razones de género (reforma del 10 de junio de 2011).

El 25 de marzo de 2015 en el Distrito Federal y en otros estados de la República Mexicana, como Jalisco, Sinaloa y Guerrero aprobaron una ley que reconoce la identidad y el género de esta comunidad. Si esta ley se aplicara al realizar trámites en el consulado mexicano de Chicago, obtendríamos el reconocimiento legal en nuestros documentos tales como el acta de nacimiento, la matrícula consular y el pasaporte.

Empezar por conseguir una identificación oficial y apropiada de la comunidad trans mexicana en Chicago se ha convertido en la primera demanda de la nueva organización en Chicago, FAMILIA: Trans Queer Liberation Movement Chicago Chapter. Y mientras se dan los primeros pasos en esta campaña, no quisiera terminar sin recordar los nombres de las 20 hermanas que han sido asesinadas este año en Estados Unidos: Tamara Domínguez, Elisha Walker, Kandis Capri, Amber MonRoe, Shade Schuler, K.C. Haggard, India Clarke, Ashton O’Hara, Mercedes Williamson, London Kiki Chanel, Mya Shawatza Hall, Keyshia Blige, Kristina Gomez Reinwald, Brian Golec, Penny Proud, Taja Gabrielle de Jesús, Yazmin Vash Payne, Ty “Nunee” Underwood; Lamia Beard y Papi Edwards.

 

Ariann Manzanares (México). Estudió sociología en la Universidad Metropolitana de México. Actualmente reside en Chicago y es parte de la organización FAMILIA: Trans Queer Liberation Movement Chicago Chapter.

 

Comentarios



De interés

Blogs

Cool2ra

Diske Uno, el artista culichi que dibuja RAÍCES

Rocío Santos - 2017-12-14

El ojo de Turandot

Carolina A. Herrera - 2017-12-11

Delicia de Coco

Carolina A. Herrera - 2017-11-27

Files

Find Us On Facebook